¿Quién soy?

¡Hola! Mi nombre es José Luis Amarilla, obtuve mi certificado de profesor de autoescuela el año 1993, para seguir formándome profesionalmente hasta conseguir los títulos de:

¿Por qué te cuento esto?

Te detallo mis logros porque quiero transmitirte que el mundo de la conducción es mucho más que un oficio para mí, es mi forma de vida, la amo de verdad y siempre estaré en constante aprendizaje con la pasión del primer día, cuando con solo 25 años, aprobé el examen que me empezaría a transformar en quien soy hoy.

Desde entonces, ya he impartido más de 70.000 clases prácticas y teóricas y he asistido a más de 3.000 exámenes para conseguir el carnet de conducir, acompañando con orgullo a mis alumnos en sus exámenes.

Siempre me ha llamado poderosamente la atención lo siguiente: ¿por qué hay personas que aprenden fácil y rápido y sin embargo a otras, les cuesta mucho más, aún teniendo la misma formación?

Mi objetivo es ayudarte a superar cualquier adversidad que te puedas encontrar cuando empiezas en el aprendizaje de la conducción

¿Cómo comenzó todo?

Quiero contarte cuál fue el comienzo de mi búsqueda de un método más efectivo de aprendizaje de la conducción, y por qué considero que es vital que todo el que esté pensando en sacarse el carnet de conducir lo conozca.

Este primer caso, me ocurrió nada más empezar a enseñar a conducir a otras personas, y se ha ido repitiendo de manera constante a lo largo del tiempo, y con múltiples personas en situaciones de vida muy diferentes.

«Los dos empezaron a la vez y acudieron a las mismas clases»

Recuerdo como si fuese ayer, que en mi primera semana trabajando como profesor de autoescuela, dos personas se apuntaron al mismo tiempo. Una de ellas era un chico de 21 años, y la otra una mujer de 52.

Él trabajaba en un lavadero de coches, no había terminado sus estudios primarios y tenía dificultad para comprender lo que leía, y ella tenía dos carreras y un alto cargo en la administración pública española.

Él tardó 60 días en aprobar el teórico con 2 fallos y algunas dudas, y ella en 25 días lo consiguió con 0 fallos y el código de circulación aprendido a la perfección.

Sin embargo, cuando llegó el momento de conducir y circular, él en poco más de un mes aprobó el examen práctico a la primera con sólo 22 clases prácticas, y ella tardó más de un año y más de 100 clases en aprobar a la cuarta.

«A él se le dio muy mal la teórica y a ella se le dio muy mal la práctica»

¿Tendrían algo que ver sus edades o su sexo? ¿Su cultura o su condición social?
Si alguna vez se te ha pasado alguna de estas preguntas por la cabeza, la respuesta es ¡NO!

¿Qué pretendo?

Con el tiempo descubrí, después de mucho investigar y documentarme en profundidad sobre el tema, cuáles son las razones por lo que esto ocurre, y cómo conseguir que independientemente de tu sexo, edad, raza, religión… todas las personas aprendan a un ritmo muy similar.

Mi propósito es conseguir que cuando vayas a examinarte para obtener tu permiso de conducir, lo consigas con más facilidad, seguridad, capacidades, conocimientos viales… y además, a un coste económico más bajo de la media que ofrecen las estadísticas.

Y esta es mi misión y mi motivación, conseguir que aprender a conducir no te resulte aburrido, o complicado, o estresante, y a hasta a veces muy traumático para tu mente y tu bolsillo.

Y de paso, ¿por qué no romper las estadísticas actuales que afirman que sólo el 40% de los examinados del teórico aprueban a la primera, y que el examen práctico es aún peor y sólo lo consiguen con éxito alrededor del 20%?

Son datos muy negativos que las personas que formamos parte de este proyecto queremos romper y darles la vuelta, para que aprobar con seguridad y éxito sea lo normal y suspender por no ir preparado y seguro la excepción.

Quiero saber cómo lo voy a conseguir

sin que me resulte aburrido, o complicado, o estresante, y a veces traumático para mí y mi bolsillo.

SABER MÁS